miércoles, 8 de agosto de 2012

ATAQUE PREVENTIVO

BlogsPeru.com Hoteles

¿QUÉ ES UN ATAQUE PREVENTIVO?


Un ataque preventivo es una acción militar que está diseñado para neutralizar una amenaza potencial, o para obtener una clara ventaja frente a un enemigo. La legalidad de ataques preventivos es cuestionable, ya que generalmente se consideran las acciones ofensivas, excepto en circunstancias muy específicas. Por ejemplo, un ataque preventivo contra las tropas reuniendo cerca de la frontera de una nación puede considerarse justificada, mientras que un ataque aéreo al azar en un enemigo sabe que no puede ser legalmente aceptable. A pesar de los debates sobre la legalidad de estas acciones, muchas naciones en toda la historia han utilizado ataques preventivos como instrumentos militares.
Cuando se considera un ataque preventivo, varias cosas suelen ser incorporadas en la decisión. El primero es un examen cuidadoso de la naturaleza de la amenaza, con amenazas concretas, como las acumulaciones de tropas o de las detonaciones de artefactos nucleares se consideran la justificación de los ataques preventivos. Los analistas también pensar en la posibilidad de un ataque anticipado de un enemigo, con un peso cosas como los anuncios públicos, información de inteligencia, y las actividades históricas por el enemigo.
En general, los gobiernos también son alentados a considerar otras alternativas antes de pasar a un ataque preventivo. Al sopesar la decisión de hacer esta huelga, funcionarios del gobierno buscar otras opciones, como la diplomacia, las sanciones, y otras herramientas. Idealmente, una acción agresiva, sólo debe llevarse a cabo si todas las demás opciones se han agotado. Por último, los analistas pueden considerar las justificaciones jurídicas y éticas de dicha huelga, para ver si cumple con los términos de la Carta de las Naciones Unidas.
Para la nación en huelga, un ataque preventivo puede ser un instrumento poderoso aparato militar, sobre todo si se lleva a cabo bien. La nación opuestos se puede desequilibrar y sorprendido por el ataque, dando así a la nación atacar la parte superior. El objetivo es evitar nuevas acciones militares con una demostración de fuerza, pero un ataque preventivo también puede debilitar la capacidad militar del enemigo, que puede ser una ventaja en una guerra prolongada o acción militar. Un ataque preventivo también requiere mucho menos personal militar que un ataque convencional o invasión.
Varios gobiernos prefieren ataques preventivos a las declaraciones reales de la guerra, porque estas declaraciones pueden requerir la participación de los legisladores, que lleva más tiempo . Un ataque preventivo puede ser autorizado por el Jefe de Estado y rápidamente llevado a cabo, lo que crea un elemento de sorpresa y reduce al mínimo el debate público sobre la cuestión. Sin embargo, las legislaturas y los ciudadanos pueden exigir a sus gobiernos para tales ataques, y los miembros de las Naciones Unidas también se puede esperar para justificar sus ataques preventivos en un foro internacional.
Uno de los acontecimientos asombrosos de los últimos meses es la presentación de la guerra preventiva como un instrumento legítimo y moral de la política exterior de algunos países Pro Imperialistas. Éste no ha sido siempre el caso. El 7 de diciembre de 1941, día en que los japoneses lanzaron un ataque preventivo contra la Armada estadounidense, pasó a la historia como una fecha que vivirá en la infamia. Durante la guerra fría, a los defensores de la guerra preventiva (preventive war) se les despachaba como una panda de chiflados. Cuando Robert Kennedy llamó a la idea de un ataque preventivo contra las bases de misiles cubanas 'un Pearl Harbor al revés', y añadió: 'Durante 175 años no hemos sido esa clase de país', hizo que el ExCom -el grupo especial de asesores del presidente Kennedy- pasara de un ataque aéreo a un bloqueo.

La política de contención más disuasión ganó la guerra fría. Después de la caída de la Unión Soviética, todo el mundo daba gracias al cielo porque los chiflados de la guerra preventiva no hubieran llegado nunca al poder en ningún país importante.

Hoy día, por desgracia, parece que están en el poder en Estados Unidos. El hecho de que ahora hablen de guerra para anticiparse a una ataque (pre-emptive) en vez de llamarla guerra preventiva (preventive), no cambia su carácter. La guerra preventiva se basa en la proposición de que es posible predecir con certeza lo que va a pasar.

Los halcones de la Administración de Bush sólo saben que si no actuamos hoy, algo horrible va a pasarnos mañana. El vicepresidente, Dick Cheney, y el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, evidentemente se ven a sí mismos como los precops de Minority Report, de Steven Spielberg, unos telépatas que están físicamente equipados para evitar crímenes que están a punto de ser cometidos.

La certeza sobre las predicciones es ilusoria. Una cosa que la historia no deja de enseñarnos es que el futuro está lleno de sorpresas y se burla de todas nuestras certidumbres.

Analicemos el caso inmediato: Irak. La política de contención más disuasión ha mantenido a Sadam Husein detrás de sus fronteras durante la última década. ¿Qué es lo que nuestros precops del Pentágono saben que planea hacer? ¿Cuál es el peligro claro y presente, la amenaza directa e inmediata que justifica el enviar el Ejército estadounidense a Irak? ¿Esperan los telépatas de la Administración que use su arsenal de armas de destrucción masiva contra Kuwait? ¿Contra Israel? ¿Contra Estados Unidos?

Puesto que Sadam Husein no está interesado en el suicidio, no es probable que haga ninguna de estas cosas. La agresión le haría el juego a los estadounidenses. Si utilizara su armamento, Sadam Husein daría al presidente de EE UU lo que éste desea de todo corazón: una razón que el mundo aceptara para invadir Irak e imponer un 'cambio de régimen'.

La única contingencia que muy probablemente llevaría a Husein a recurrir a sus siniestras armas sería precisamente esta invasión de Irak por parte del Ejército estadounidense. Entretanto, la política de contención parece estar funcionando. Si no funciona, la guerra siempre es una opción. Y Husein, a fin de cuentas, es mortal. Con toda seguridad, se va a morir un día. ¿Por qué es tan vital deshacerse de él la semana que viene o el mes próximo?

Las posibilidades de la historia son mucho más ricas y más variadas de lo que la mente humana es capaz de concebir, y la arrogancia de los líderes que están seguros de que pueden predecir el futuro merece un justo castigo. Como escribió el historiador inglés sir Herbert Butterfield: 'En la historia, los golpes más duros del cielo caen sobre aquellos que imaginan que pueden controlar las cosas de una manera soberana, jugando a la providencia no sólo para ellos sino para el futuro lejano, mirando al porvenir con un clase equivocada de previsiones, y apostando por muchos cálculos arriesgados en los que nunca debe darse el más mínimo error'.

LA GUERRA PREVENTIVA UNILATERAL NO ES LEGÍTIMA NI MORAL; ES ILEGÍTIMA E INMORAL. DURANTE 200 AÑOS NO HEMOS SIDO ESA CLASE DE PAÍS.
Sir Herbert Butterfield
Historiador inglés



Fraternalmente
Luis Romero Yahuachi